La hipertensión arterial se asocia a tasas de morbilidad y mortalidad considerablemente elevadas, por lo que se considera uno de los problemas más importantes de salud pública, afectando a cerca de mil millones de personas a nivel mundial.

 

Se sabe también que los hombres tienen más predisposición a desarrollar hipertensión arterial que las mujeres, situación que se modifica cuando la mujer llega a la menopausia, ya que antes de esta posee hormonas protectoras que desaparecen en este periodo, a partir de ese momento la frecuencia se iguala, por lo tanto la mujer debe ser más vigilada para esta enfermedad en los años posteriores de la menopausia.

 

Según la Encuesta Nacional de Salud del Ministerio de Salud, la hipertensión arterial encabeza la lista de las  patología no transmisibles, siendo 3 millones 600 mil  los chilenos que  la padecen. Esto refleja un 30% de la población, siendo los hombres un 28,7% de los casos y un 25,3% de mujeres.

A la hipertensión es: «la plaga silenciosa del siglo XXI»

 

La hipertensión arterial es el aumento crónico de la presión sanguínea, esto implica que cuando se toma la presión se la determina con la medición de dos cifras; la tensión sistólica que es el número más alto y el que muestra la presión que es generada por el corazón cuando este bombea sangre al resto del cuerpo y la tensión diastólica que es el número más bajo e indica la presión entre latidos que hay en los vasos sanguíneos.

 

Se tiene hipertensión cuando uno de estos dos valores es mayor a lo usual, la cual está determinada por los valores que se miden en milímetros de mercurio (mmHg).

 

  • Presión normal: menos de 120/80 mmHg
  • Pre-hipertensión: 120/80 a 139/89 mmHg
  • Estadio 1 de hipertensión: 140/90 a 159/99 mmHg
  • Estadio 2 de hipertensión: 160/109 a 179/109 mmHg
  • Estadio 3 de hipertensión: mayor de 179/109 mmHg

 

Los factores más comunes de riesgo:

– Alto consumo de sal.

– Sobrepeso.

– Estrés.

– Ansiedad.

– Fumar.

– Diabetes.

– Cuadro familiar hereditario.

 

De la misma manera que debido al aumento de edad, los vasos sanguíneos se vuelven más rígidos, lo cual colabora a que aumente la presión arterial. En este tipo de contribución se consideran como no modificables como el sexo, edad y raza.

 

Sufrir de este tipo de enfermedad te hace propenso a tener un accidente cerebro-vascular, sufrir de insuficiencia cardíaca, ataque cardíaco o enfermedades renales; aumentan la posibilidad en casos graves de una muerte temprana.

 

Es por esto que es aconsejable que cada vez que se realiza una visita al médico se haga una revisión de la presión, para en caso de detectar alguna anomalía se hagan recomendaciones para un cambio de estilo de vida y que este aumente sus probabilidades de vida.

 

Se recomienda visitar al médico y tomar ciertas medidas.

No es posible eliminar por completo la hipertensión, pero varias acciones son muy útiles y necesarias para poder prevenir su aparición.

 

  • Incrementar la actividad física
  • Mantener un peso adecuado
  • Nada de tabaco
  • Reducir el consumo de sal
  • Reducir al mínimo el consumo de alcohol
  • Consumir una dieta rica en frutas y verduras
  • Controlar la glucemia( sobre todo a las enfermos de diabetes)